Home

Mari Barbola

Mari Barbola,  Maria  Agustina  Sarmiento, es  uno de los personajes  más  misteriosos de una de las obras más importantes de Velázquez: “ Las  Meninas”   Una escena  Real,  considerada una de las obras maestras de la Historia del Arte.

Velázquez introduce en esta escena tierna y familiar, dos personas enanas, personas que formaban parte del servicio de  la Infanta  Margarita. Pero será la  figura de Mari Barbola la que acapara  nuestra atención, con su mirada directa desde la derecha de  la escena.. La belleza y la fealdad se contraponen en una obra que tiene una intensa lectura, ya que Velázquez, además  de un extraordinario virtuosismo, introduce muchos  elementos alegóricos y la figura de Mari Barbola es uno de ellos. Siendo un personaje real, su aparición en una obra donde  priman la candidez, belleza y ternura de la infanta y las meninas, nos da una referencia  de realidad.  Una realidad en la que estas personas  castigadas por la naturaleza carecen de oportunidades. Pero Mari Barbola es más que una compañía o un bufón, es  una persona  que aunque desdichada  por su aspecto físico era afortunada por estar entre la  Corte de los Reyes, lo que le permitía  pasar  muchas horas en el estudio del artista, leyendo y aprendiendo. De hecho, una de las razones por la que Velásquez la introduce en su obra es por el inmenso cariño que le tiene. Poco más se sabe de este personaje  que ha sido reinterpretado posteriormente por artistas como Picasso o Botero entre otros.

Fernando  Barreira  recoge esta  tradición y la ha trasladado a la escultura, siendo una de sus primeras obras en esta disciplina.  Para  hablar de esta obra personal y reinterpretada, me  remito a las ideas que Óscar Wilde  expone en su obra. “ El  critico como artista” :[…] para  el critico, es una oportunidad para la creatividad, ya  que el arte no finaliza en el artista ni el artista puede dar por finalizada la obra, ya que  el significado de  toda creación reside, tanto en el alma de quien mira, como en el alma de quien la forjó”.

Y así es, cuando vemos la obra de Mari Barbola, enseguida  visualizamos el personaje de Velázquez, pero en este caso la fuerza que le imprime Barreira, a través de esas formas rotundas transformadas en bronce, nos da una imagen contemporánea.  Sigue conservando esa presencia que nos mira directamente, sin temor, ni vergüenza, ni pena, a pesar de su aspecto. Mari Barbola, pese a su fealdad no transmite ningún sentimiento que nos haga sentir compasión. Al contrario, nos inspira un halo de misterio que nos obliga a  intentar  entrar en su particular universo. Un universo que cada uno crearemos a partir de nuestra más personal percepción de esta obra.  Fernando, particularmente, ha hecho una escultura bella, ha convertido a Mari Barbola protagonista de su propio destino, en este caso el Museo de Ourense.

  Cristina Carballedo Penelas

Historiadora de Arte.

Anuncios

Un pensamiento en “Fernando Barreira

  1. Pingback: Arte para Reyes « sumarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s